Travel Diary: Cinaruco

6:36



Los viajes son libros llenos de lecciones, conocimientos y hechos reales que nos hacen cada día más sabios. A veces, esos viajes se convierten en libros de fábulas y leyendas que nos entretienen y nos enseñan. Si hay algo que tienen los Llanos de Venezuela, es que cada espacio del territorio guarda muchos momentos y sorpresas que nos asombran y enriquecen. Esta vez nos detendremos en el capítulo del Cinaruco.


Nuestro viaje comenzó muy temprano en la mañana y duramos 10 horas de viaje para llegar a nuestra primera parada: Los medanos de la Soledad. Estos medanos son bancos de arena que se crean durante el verano cuando el agua del río baja permitiendo a los visitantes a disfrutar de este atractivo tan particular en el Llano. 



Luego de haber hecho una parada muy rápida allí, nos dirigimos hora y media hasta nuestro campamento. Un lugar muy especial ya que pudimos disfrutar de los beneficios del río, el sonido de las aves y transportarnos a terrenos cercanos para compartir con los lugareños.


El cinaruco es un río que forma parte del territorio Venezolano específicamente ubicado en el Parque Nacional Santos Luzardo en el estado Apure. Este río tiene 480 km de longitud y es hogar de muchas especies de peces, tortugas, babas, anacondas, rayas, nutrias gigantes entre otros. 

Una de las actividades que caracterizan a esta zona es la pesca de pavones. Esta actividad está regulada en nuestro país y solo se es permitido pescar 5 especies de pavones por persona para así controlar la cantidad de peces en el río, abastecer a los lugareños que basan su dieta principalmente en pescado y además, pero no menos importante, no alterar el ecosistema. Este punto es muy importante ya que durante el viaje, tuve la oportunidad de conversar con los lugareños y nos comentaron sus preocupaciones con respecto a la pesca abusiva que los turistas realizaban. 


En nuestros paseos por el río, apreciamos varios animales, pero no fue sino cuando nos topamos con un par de nutrias gigantes cuando la emoción se apoderó de nosotros. Además, en nuestras visitas a los terrenos vecinos, pudimos compartir con algunas vacas y becerros y aprendimos el día a día de un campesino. 




Si embargo, no siempre todo es perfecto y debo admitir que el calor que hacia no era muy agradable, pero además de eso, la cantidad de plaga que había hacia que no dejara de mantenerme cubierta. Es por ello que recomiendo llevar prendas frescas, pero que cubran una buena parte de tus piernas y brazos para evitar ser el almuerzo de los mosquitos. Para las chicas es recomendable prendas de Carla Paez Design, Pradise, Serendipity. Para los chicos, las franelas de Mac & Dale. 

Sin duda alguna, cada viaje tiene una lección, pero este en particular fue la clase avanzada de la vida. Entre paseos en el río, baños en la playa de río, desayunos, calor y plaga, este viaje se convirtió en uno de los más memorables.  Porque más que un estilo de vida, es una lección en el camino.



____________________________________________________________________________

Travel Diary: Cinaruco

Journeys are books full of lessons, knowledge and facts that make us wiser every day. Sometimes these trips become books of fables and legends that entertain us and teach us. If anything have the Llanos of Venezuela, is that each space land holds many moments and surprises that amaze us and enrich us. This time we will stop in the chapter of Cinaruco.

Our trip started very early in the morning and we took10 hours of travel to get to our first stop: The dunes of Solitude. These dunes are sandbars that are created during the summer whith the low water of the river allowing visitors to enjoy this unique attraction in the Llanos.

After making a quick stop there, we headed hour and a half to our camp. A very special place where we could enjoy the benefits of the river, the sound of birds and visits to share with the local people.

The Cinaruco is a river that is part of the Venezuelan territory specifically located in the Santos Luzardo National Park in Apure state. This river is 480 km long and it is home to many species of fish, turtles, caimans, anacondas, stingrays, giant otters among others.

One of the activities that characterize this area is the peacok bass fishing. This activity is regulated in Venezuela and it only allows to catch 5 species of peacock bass per person in order to control the amount of fish in the river, cater to locals who bhas a dish diet-based and also, but not least, to not damage the ecosystem. This point is very important because during the trip, I had the opportunity to chat with the locals and we discussed their concerns about the overfishing that tourists held.

In our river trips, we appreciate various animals, but it was not when we stumbled upon a pair of giant otters when emotion came over us. In addition, our visits to neighboring lands, we shared with some cows and calves and learned the day of a peasant.

However, not always everything is perfect and I must admit that the heat did was not very nice, besides  the number of mosuitos was hudge. That is why I recommend wearing fresh clothes, but that covers a good portion of your legs and arms to avoid being the mosquito lunch.

With no doubt, every trip has a lesson, but this particular one was the advanced class of life. Between rides on the river, swimming in the river beach, breakfast, heat and plague, this trip became one of the most memorable. Because more than a lifestyle, it is a lesson in the way.








You Might Also Like

0 comentarios

Follow Criollo Adventure