Travel Diary: Barbacoas, Lara.

16:33


Todos sabemos que cuando los planes se terminan es cuando la aventura comienza y es que nuestra última travesía la estuvimos planeando desde hace mucho tiempo, pero nunca habíamos tenido la oportunidad de hacerla realidad. Muchas veces la realidad supera las expectativas y eso fue lo que nos sucedió con este pequeño destino oculto en las montañas de la zona occidental de Venezuela.

Bienvenidos al Travel Diary de Barbacoas. Un pueblo sumamente acogedor y encantador oculto en el estado Lara. Lleno de cultura, música y gente muy amable, este pueblo nos acogió por tres días sin imaginar que sería más que un lugar desértico. 



Nuestra aventura comenzó muy temprano el viernes por la mañana. Desde Caracas recorrimos ocho horas y medias hasta llegar a la ciudad de Barquisimeto donde dos escenarios se nos plantearon para llegar hasta nuestro destino. Decidimos irnos por la vía de Tintorero. Esta vía fue sumamente Espectacular gracias a sus paisajes logrando apreciar una pintura natural en la represa de Los Dos Cerritos.




Luego de subir y subir por una montaña muy particular, llegamos a nuestro destino donde hicimos nuestra primera parada culinaria y visitamos la posada-restaurante Doña Elisa. Aquí disfrutamos de un pabellón criollo acompañados de los cantos de Kareoke del dueño del lugar. Nos deleitamos con la amabilidad y disfrute de los dueños del lugar, quienes muy alegres cantaban y cantaban.



Dejamos este lugar para irnos al lugar donde pernoctaríamos el fin de semana. Glampng La Cepa, uno de esos lugares del cual nunca quisieras irte. Sus dueños, Gabriela y Rodmil, junto a su adorable hijo, Santi, nos recibieron con un recorrido por el lugar donde conocimos el proceso de ordeño mecánico, observamos su establos e hicimos contacto con sus animales. Nos encantó este sitio porque, aunque nosotros acampamos en nuestra carpa propia, existe la posibilidad de alquilar cualquiera de las cabañas que ellos ofrecen.



Nuestra primera noche en el Glamping fue muy memorable. Junto a una fogata con malvaviscos, todos los huéspedes nos reunimos para escuchar a un grupo de locales tocar Boleros y música criolla. La temperatura era perfecta y el ambiente ideal para relajarnos y prepararnos mentalmente para la excursión que nos esperaba al día siguiente.



Nuestro segundo día fue más aventurero. El Sr. José González del Servicio Turístico Loma Linda nos guió durante toda la excursión del día. Primero visitamos la cueva de la Peonia. Debo admitir que soy claustrofóbica, pero una vez leí que si algo te asusta entonces vale la pena intentarlo, y así fue. Durante una hora y media estuvimos sumergidos en las profundidades de esa montaña donde observamos murciélagos y dos cascadas pequeñas de manantial. Estuve aterrada en todo el recorrido, pero me encantó vivir esa experiencia.



Al salir de ahí, visitamos la cima de la cascada el Vino en el Parque Nacional Dinira. La vista fue espectacular y algo difícil de superar. El recorrido que hicimos a pie para llegar allí fue increíble ya que a pesar de estar rodeados de una flora árida el clima era muy cálido y fresco.



Obviamente, tanto caminar nos hizo gastar energías y al salir de nuestra excursión visitamos la casa del señor Naudy. Una panadería artesanal en donde degustamos de una parrilla, cocuy y compartimos un rato muy agradable con los locales.



En nuestro último día, y antes de regresar a la realidad citadina, recorrimos el pueblo de Barbacoas donde la tranquilidad y la calma se sentía en cada paso que dábamos.

Es increíble lo que una pequeña comunidad puede lograr en tan pocos días. Creo que de todos mis recorridos este puede considerarse uno de mis favoritos y sin duda alguna no pasará mucho tiempo antes de que vuelva a regresar.

Después de todo más que un estilo de vida es una expectativa superada.

Contactos:
@Glampinglacepa
@Stlomalinda



______________________________________________________________________________


We all know that when a plan ends is where the adventure begins and  we were planning our last trip for so long that we never had the opportunity to make it happen. Reality often exceeds expectations and that's what happened to us with this little town hidden in the mountains of Venezuela.

Welcome to Travel Diary of Barbacoas. A very cozy and charming village hidden in Lara state. Full of culture, music and very friendly people, who welcomed us for three days without imagining that it would be more than a deserted place.

Our adventure began early on Friday morning. We traveled during four and half hours from Caracas to the city of Barquisimeto where two scenarios raised us to reach our destination. We decided to take the Tintorero road. This route was extremely spectacular thanks to the landscapes and we appreciated a natural painting at the dam of Los Dos Cerritos.

After hitting the road up in this particular mountain, we reached to our destination where we made our first culinary stop and visited the inn-restaurant Doña Elisa. We enjoyed a Creole food accompanied by the Kareoke songs of the owner. We were delighted with the friendliness and enjoyment of the owners of the place, who sang and sang very happy.

We left this place to go to Glamping La Cepa, one of those places from where you never want to leave. Its owners, Gabriela and Rodmil, with their adorable son, Santi, greeted us with a tour of the place where we saw the mechanic milking process, observed their stables and made contact with their animals. We loved this site because, although we camped in our own tent, there is the possibility of renting any of the cabins they offer.

Our first night in the Glamping was very memorable. Around a campfire with marshmallows, all guests gathered to listen to a group of local who played Boleros and Creole music. The temperature was perfect and the place was ideal to relax and prepare us mentally for the trip that awaited us the next day.

Our second day was more adventurous. Mr. José González of the Tourist Service Loma Linda guided us throughout the tour of the day. We first visited the Peoniacave . I must admit I'm claustrophobic, but I once read that if something scares you then it's worth to try it , and certainly it was. For an hour and a half we were immersed in the depths of the mountain where we saw bats and two small waterfalls. I was terrified all the way, but I loved that experience.

Once we left the place, we visited the top of the Wine waterfall in the  Dinira National Park. The view was spectacular and kind of hard to beat. The walk to get there was amazing because despite being surrounded by an arid climate plants, it was very warm and fresh.

Obviously, the walking made us spend energy and once our tour finished, we visited the home of Mr. Naudy. An artisan bakery where we tasted a grill, cocuy and share a great time with the locals.

On our last day, and before returning to the city reality, we toured the town of Barbacoas where tranquility and calm felt in every step we took.

It's amazing what a small community can achieve in a few days. I think of all my travels this can be considered one of my favorites and certainly will not be long before I return again.

After all, more than a lifestyle is a surpassed expectation.

contacts:
@Glampinglacepa
@Stlomalinda












You Might Also Like

0 comentarios

Follow Criollo Adventure